Menopausia y sobrepeso

Como casi todas sabemos o hemos escuchado, la Menopausia está asociada con el sobrepeso, sin embargo, especialistas en el tema consideran que no es inevitable.

El subir de peso se puede evitar simplemente cambiando de hábitos alimenticios y llevando un estilo de vida más activo, no hay más.

Otro punto a considerar es que en la mujer existe una mayor predisposición a comer de más, debido a problemas de carácter psicológico como la ansiedad, el estrés y la depresión.

No obstante, los cambios hormonales son los grandes culpables del sobrepeso en la zona del abdomen. Sin embargo, por si solos no lo provocan, este lo causa en mayor porcentaje el envejecimiento, estilo de vida y factores genéticos. Los cambios hormonales sólo predisponen.

El asociar la menopausia con el sobrepeso, es alago muy común, pero más que nada lo que también sucede es que durante esta etapa de nuestra vida, la falta de ejercicio, falta de sueño y la alimentación poco saludable casi siempre se hacen presentes, teniendo como consecuencia el ganar kilos de más, así es como funciona en realidad.

Por otro lado, es importante que tengamos en cuenta que el subir de peso durante la Menopausia aumenta el riesgo de padecer: Problemas respiratorios, Enfermedad cardíaca y de los vasos sanguíneos, así como Diabetes tipo 2.

Pero por si esto fuera poco, el exceso de peso durante la menopausia también aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama, Colon y endometrio. Preocupante ¿no?

Ahora bien, ¿Cómo prevenir el aumento de peso durante la Menopausia? Más allá de todas las dietas, consejos y recetas, estas sencillas acciones que tienen que ver con cambiar tu estilo de vida, te harán sentir mejor, con más energía, con mayor motivación para realizar tus actividades diarias y sobre todo evitarán que aumentes de peso; pero mejor aún, te llevarán muy probablemente a tu peso ideal:

•Realizar mayor actividad física.
•Comer menos.
•Evitar los postres.
•Limitar el consumo de Alcohol.
•Buscar compañeras en tu nuevo estilo de vida y juntas apoyarse y motivarse a realizar actividades diarias, como el ejercicio o seguir una dieta balanceada.

No olvidemos que la mejor manera de enfrentar la obesidad por una mala alimentación es generar hábitos saludables en nuestra vida. Recuerden que el ideal de calorías que debe de ingerir una mujer al día es entre 1500 y 2000. La variación depende de las necesidades que cada mujer tiene, por eso es importante visitar a un nutriólogo.

En resumen, tengamos muy en claro que, en la mujer, con la edad llega también un incremento de peso de origen multifactorial como la edad, deficiencia estrogénica, incremento en la ingesta calórica y disminución de actividad física, entre otros que ya hemos enlistado.

Otro importante dato a tener en cuenta es que la edad promedio en la población mundial ha venido aumentando y la población femenina ha crecido considerablemente. Con lo cual, la expectativa de vida de la mujer actualmente es de 75 años, por lo que muy probablemente pasaremos la tercera parte de nuestra vida en condición de Pos menopausia, con todo lo que esto implica, entre ellos el sobrepeso, por las causas que ya hemos comentado líneas arriba.

Nunca es tarde para cambiar nuestro estilo de vida por uno más sano y la Menopausia no es un pretexto para abandonarnos y subir de peso. Es más bien el inicio de una época de plenitud personal, en la que las experiencias vividas nos hacen más maduras, más mesuradas y con una visión de vida más profunda y práctica, en donde nuestra edad nos obliga a vivir la vida más intensamente y para nosotras mismas, tratando siempre de vernos y sentirnos mejor, tal y como si estuviéramos alistándonos para acudir a una celebración de gala y esa celebración es el haber vivido muchos años y varios de ellos para nuestros hijos y nuestra pareja, logrando nuestros objetivos para esas etapas de nuestra vida, pero tomando en cuenta que ha llegado el tiempo para crecimiento y sabiduría personal que solo los años nos lo pueden dar. Disfrutemos esta etapa de manera intensa y saludablemente, sintiéndonos muy bien con nosotras mismas, pero sobre todo viéndonos al espejo y siendo felices con lo que vemos. ¡Nos lo merecemos!